Estela G. Czornomaz

Maestra de Autoconciencia a Través del Movimiento® del Método Feldenkrais® Cali – Colombia

Profesora en Letras, Universidad Nacional de La Plata, Argentina

Poeta. Artista

El movimiento de las emociones y su vínculo con nuestras acciones constituye uno de los aspectos del Método Feldenkrais® que organiza mi práctica.

La combinación entre la gran amplitud de temas y problemáticas en los que se aplica con éxito, y su potente adaptabilidad para cada situación particular, es uno de los aspectos del Método que mantiene mi entusiasmo siempre motivado y me permite trabajar tanto con personas que se sienten honestamente muy mal consigo mismas, como con aquellas que ya se saben cuidar y sienten que pueden estar aún mejor.

Muchos conocemos los beneficios del Método Feldenkrais® gracias a diversos tipos de lesiones y dolores. En lo personal mis lesiones – lecciones eran emocionales y hasta intelectuales: un modo de pensar que sencillamente me hacía mal. Así como, por ejemplo, deportistas de alta competencia y bailarines desarrollan un alto grado de tolerancia al dolor; podría decirse que poetas y artistas, generamos una gran resistencia al dolor emocional como estrategia para sostener nuestras prácticas profesionales y organizarnos en torno a nuestra sensibilidad. La angustia, la ansiedad, la ira, el temor son a la vez, algunas de las materias primas de la actividad artística que nos demandan mucho esfuerzo para poder denunciar aquello que nos molesta y duele del mundo. Gastamos mucha de nuestra vitalidad en visibilizar problemáticas injustas y estamos expuestos a lesionarnos con depresiones, bloqueos artísticos porque nos quedamos sin fuerza para imaginar otras realidades posibles. Los que trabajamos en el mundo intelectual organizamos nuestras ideas en torno a conceptos que, aunque parten de intenciones libertarias, pueden ser propensos a rigideces y dogmatismos que también lesionan nuestra serenidad y vitalidad. La racionalización es una opción que está muy a mano para interactuar entre las ideas y las emociones y vivir en armonía con el malestar de la cultura, pero que, lejos de integrarnos, nos disocia. El pensamiento rumiante, obsesivo, lejos de cuidarnos nos expone a deteriorar nuestras mentes y nuestras obras. Pintores que sienten que pintan siempre el mismo cuadro, escritores que escriben otra vez la misma historia, poetas que componen una y otra vez el mismo poema, músicos que se estancan en la misma nota…

Lo fascinante del Método Feldenkrais® específicamente aplicado al territorio artístico, es que permite usar todo lo que el artista ya sabe hacer y es propio de su oficio, para generar bienestar intelectual, físico y emocional y conectar tanto con lo que hace como con el modo en que lo hace para descubrir entonces, otros modos latentes en su sistema de existir y producir.

Por ejemplo, ese mismo saber hacer del poeta que se concentra en el detalle al buscar cómo expresar mucho con muy poco, ese saber elegir la palabra precisa de entre las tantas disponibles, ese conocimiento del artista en la potencia de la sutileza, hace que llegue a las prácticas del Método Feldenkrais® con un nivel de experiencia que aplica también para estar en contacto con todo el potencial de su ser a través de su propio cuerpo.

Teléfono fijo: 0221- 489-4428 / móvil/whatsApp: +549-1155720518

Página web: https://estelagczornomaz.wordpress.com

e-mail: estelagczornomaz@gmail.com

FB: @estelagczornomaz

Instagram: @estela.g.czornomaz

Ciudad: La Plata, Barrio Norte, Buenos Aires, Argentina