¿Qué tanto te conoces? Por Hernán Yllanas

¿Qué tanto te conoces? Muchas veces creemos conocernos, tenemos espejos que nos dicen cómo nos vemos, y terceros que nos hacen sentir apreciados o no; nuestras conquistas, logros o aciertos nos han permitido tener certezas, que aumentan nuestra confianza en la realización de algunas tareas, actividades o destrezas; a veces les llamamos nuestras virtudes, nuestros dones, o utilizamos un “yo soy buen@ para…”; y si te dijera que además puedes ser buen@ en otros aspectos, o en todos; que el negarte a experimentar, probar, indagar otras maneras de hacer algo, puede disminuir tus posibilidades de crecimiento, incluso disminuir la calidad con que desarrollas eso en lo que te sientes virtuoso. Piensa en las actividades, o movimientos que ya no puedes hacer como antes… ¿Qué ha disminuido su eficiencia, será sólo culpa de los años, o habrá otros factores que afectan tu corporeidad?

“Pensar que en esta vida las cosas della han de durar siempre en un estado, es pensar en lo escusado; antes parece que ella anda todo en redondo, digo, a la redonda: la primavera sigue al verano, el verano al estío, el estío al otoño, y el otoño al invierno, y el invierno a la primavera, y así torna a andarse el tiempo con esta rueda continua;  sola la vida humana corre a su fin ligera más que el tiempo, sin esperar renovarse si no es en la otra, que no tiene términos que la limiten”

El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha Segunda parte

Miguel de Cervantes Saavedra

Capitulo LIII

Cuando hacemos algo “bien”, estamos seguros de haber encontrado la manera idónea de hacerlo, entonces abandonamos la búsqueda  y/o exploración de cómo más podemos realizarlo; esta nueva forma aprendida es placentera porque nos asegura el éxito. Repetir esta forma que creemos la mejor, nos hace retornar a la tensión continua de un grupo de músculos, de distribuir nuestro peso de manera tal que obliga una determinada posición de nuestros apoyos; dejando sobrecargados unos músculos y dando poca actividad a otros; es así como surgen los hábitos; y por lo general estos desencadenan posturas corporales poco útiles para el desarrollo pleno de otras actividades, haciéndolas dolorosas y frustrantes de hacer; incluso llegando a disminuir o impedir el accionar de las actividades que hacíamos “bien”. ¿Cómo cambiar los hábitos, que al estar instalados se accionan inconscientemente?

Cuando observamos un reloj, cada pieza es importante, una mueve a otras, y en conjunto mantienen la operación de la máquina, si quitas una lo más seguro es que el reloj deja de funcionar; nuestros cuerpos son más complejos aún, cada acción, cada movimiento involucra todo el ser, y muchas veces algo que percibimos sencillo como levantar un dedo, está conectado a cadenas motoras, interconexiones neuronales, etc. Y si el movimiento es más complejo como levantar un pie, entonces entra a operar la gravedad, los puntos de apoyo, el equilibrio, como se distribuye el peso corporal para sostenernos erguidos, es decir, que casi todo nuestro cuerpo interviene en esa acción (si no es que es todo); y exige que soltemos y tensemos algunos músculos, y muchas veces no somos conscientes de ello. El precio de no ser conscientes de nuestra corporeidad es usarnos de forma no adecuada, gastando más energía, tensando más algunos músculos, por no distribuir mejor las fuentes de fuerza, es decir, al no conocer todo el potencial corporal, usamos sólo las partes que creemos involucradas (analizado externamente), y sobre esforzamos estos músculos, que al ser sobre exigidos comienzan a estar siempre activos, siempre tensos; y si les seguimos exigiendo aumentarán su tensión en estado de “reposo”, son músculos que nunca descansan, y esto se manifiesta con cuerpos cansados, que les cuesta mucho esfuerzo realizar alguna tarea, o que se cansan rápido en cualquier actividad, incluso que les cuesta respirar. (¿Has sentido alguna vez algunos de estos síntomas?)

El movimiento está ligado por cadenas musculares, los músculos se interconectan y logran ser más eficientes cuando su operación inicia o surge desde la raíz de su cadena; Si imaginamos que movemos nuestro brazo desde el omóplato (escapula) y desde la clavícula será más eficiente nuestro accionar que si lo imaginamos desde el hombro (este es quizá uno de los factores de riesgo para los dolores de manguito rotador). Muchos orígenes musculares (por no decir todos) surgen en la pelvis o cruzan por ella (para muchas culturas el centro de poder emana de la pelvis). Movernos nos hace seres vivos, tener varias opciones para resolver, para movernos; nos hace felices, aumenta nuestra confianza en sí; no pretender hacerlo bien, es el camino para experimentar, aprender, avanzar, y descubrir nuevas formas de sí hacerlo; y posibilita al cuerpo para que todos sus músculos operen y descansen; al ser eficientes en ello,  no sólo serás virtuoso en algo, si no que todo lo que enfrentes sabrás resolverlo eficiente e incluso virtuosamente. ¿Cómo lograrlo?

“Si no nos movemos, no necesitamos cerebro. Por ende las plantas no tienen cerebro. Los seres multicelulares pueden cambiar de tamaño, pueden cambiar de complejidad, pero si pensamos en la biología, las células multicelulares en los animales son iguales, porque tenemos el mismo ADN, las mismas proteínas, las mismas enzimas. Quiere decir que la evolución está creando diferentes posibles soluciones.”

Rodolfo Llinás

Entrevista de Margarita Vidal publicada originalmente en la Revista Credencial.

http://www.las2orillas.co/llinas-encontro-la-droga-contra-el-alzheimer-solo-falta-la-patente/

Moshe Feldenkrais describe en su libro Autoconciencia por el movimiento en el subtítulo Los Cuatro Componentes de la Acción del primer capítulo La Autoimagen:

“Nuestra autoimagen consiste en cuatro componentes que intervienen en toda acción: movimiento, sensación, sentimiento y pensamiento.”

De estás cuatro llaves o puertas para modificar las acciones que realizamos, transformando la percepción de nosotros mismos, para desde ahí interactuar con el mundo; puedes usar la que más te agrade, pero ten seguridad que al cambiar alguna de ellas, cambiarás el resto, pero sabemos que no es tan fácil y manejable intentar cambiar sensaciones y sentimiento; y he podido percibir que al cambiar desde la manera de pensar se corre el riesgo al radicalismo (no en todos los casos) que tienden a excluir o no valorar a quienes piensen diferente, aún así es un camino para generar cambios; pero para mí y para muchos, el mejor camino es el movimiento; los hay conductistas, libres, sugestionados por ritmos, o en silencio, en espacios vacíos y con todos los obstáculos, los hay desde el deporte o desde la meditación; el camino que elijas (si así lo deseas) es bien para ti, pero lo quizá más importante es hacer este movimiento consciente; percibir que tanto de ti se involucra tanto en correr, como en estar de pie, sentado, acostado y en posición invertida.

https://www.youtube.com/watch?v=yN17DIdGLH8

Mercedes Sosa “Cambia, todo cambia”

El mundo cambia, y no siempre aunque la circunstancia sea similar, o casi idéntica, se comportará de igual forma (en ocasiones deseamos vivir las mismas experiencias, con las mismas personas, con la misma intensidad, pero nunca es igual), es por ello que el mundo casi que exige seres humanos flexibles, dispuestos a responder aun en la sorpresa, sin afectarse (o superando pronto la afectación) y con tolerancia a lo mutable (cambiante, transformado); vivir cada día como si nada fuera estable, permite siempre sorprenderse, disfrutar, luchar, jugar y también una continua y renovada conquista por aquello que deseamos.

“Uno nunca se baña en el mismo río dos veces” Heráclito

Escucharnos y lograr ser conscientes al caminar, ir en vehículo, o al estar estáticos, percibiendo que tensiones no son necesarias, y que tanto podemos reducir; o poder mover en un rango casi imperceptible un grupo de músculos, sin generar otras tensiones, es acercarse al dominio de nuestro cuerpo, o poder usar mejor nuestro cuerpo y hacerlo más eficiente. Porque al hacerlo le estamos brindando información a nuestro sistema nervioso central, ordenando nuestras cadenas motoras, usando lo necesario para tener más vitalidad; conocernos internamente para responder mejor en el exterior, en el entorno, haciéndonos más seguros, más vivos. Si deseas conocerte un poco más, te propongo un ejercicio de observación; ¿Qué tan distantes están tus rodillas? prueba cambiar esta distancia durante esta semana cada vez te observes a ti mism@, no busques hacerlo bien, permítete jugar y percibir qué cambia de ti al tener tus rodillas en distintas distancias; luego de la semana mira que distancia es mejor para ti, con cual te sientes más cómod@… ¿Es la distancia habitual? ¿Es otra? Seguro después de esta semana sabrás más de ti, podrás percibirte de otra manera, y serás más consciente de ti mism@. Entonces surge la pregunta “¿Cómo me uso?” ahora si puedes contestar… ¿Qué tanto te conoces?

Hernán Yllanas Grisales
Practicante Método Feldenkrais®

 

Artículo publicado originalmente en http://yllanasteatro.blogspot.com.co/2015/01/que-tanto-te-conoces.html

Analizar: Acto relacional, por Coco Maldonado

Feldenkrais me enseñó a deconstruir un movimiento complejo no para disecarlo sino para acercarme a su funcionamiento más profundo porque lo pienso, lo siento y lo experimento. No se trata de un acto violento, al contrario, es un movimiento sutil que me muestra la trayectoria del movimiento y cómo este pequeño gesto muscular es la base de una acción mayor como caminar.

Feldenkrais tiene la capacidad de mostrarme esa pequeña célula para entender el todo que está en constante de adaptación y, sobretodo, yo hago parte de él.  No analizo para fragmentar y reconstruir los pedazos de una pieza mecánica. Analizo para encontrar las múltiples relaciones de una mecánica cuántica de la que soy parte.

Cuando buscamos la creación como metodología significa que tenemos que mirar ese detalle, el movimiento pequeño, sutil y casi imperceptible de nuestro gesto corporeizado que nos cuestiona, nos mueve, nos alimenta, nos hace vivir.  A partir de ahí, es una gran montaña rusa con todas sus actuales implicaciones políticas.

 

 

Publicación original: http://www.consuelomaldonado.com/blog/analizar-acto-relacional

 

ASÍ NACIMOS

Diferentes acentos, profesiones, sueños y un compañerismo poco común. Un entorno seguro donde aprender juntos, siendo testigo de la metamorfosis del otro, respetando los silencios y acompañando las risas. No siempre de acuerdo, pero sí atentos a lo que el otro tiene para decir. En medio de este grupo nació la Asociación Colombiana del Método Feldenkrais. Colombiana, porque su sede legal está en Colombia, pero compartimos un corazón que late en geografías que se extienden a 11 países, con el propósito de desarrollarnos como profesionales y llevados por la motivación de compartir con otros lo que para nosotros ha sido una experiencia transformadora.

Leer más