Bueno, ¿y qué escribir? Fue la primera pregunta que me hice… había algo divagando en la cabeza al hablar por primera vez con Juan Carlos, de Feldenkrais Latino, sobre la idea de escribir algo para la página web, ¿pero qué y cómo lo iba a conectar?

Seguí la recomendación: ve a la pagina y lee los cuatro primeros para darte una idea y así lo hice, pues salí de la pagina asustada…. ¿Qué escribir? recordé a Alan Questel, director de nuestra formación, cuando decía “no trates de hacerlo todo bien, está bien equivocarse, si es la primera vez que lo haces no te impongas que lo tienes que hacer bien… ¡disfrútalo!”

Y creo que por allí voy a comenzar…

Hablar de lo que ha sido mi practica y mis descubrimientos durante estos años después de la graduación, pues no creo que haya sido tan intenso y dedicado como lo han hecho otros… Lo que más rescato es el estar tranquila con equivocarme, saber que está bien no tener respuestas a las preguntas que me hagan, está bien decir simplemente “no lo sé”…

Aparte, en mi practica diaria el ser mas consciente de lo que hago y cómo lo hago, sobre todo el no interrumpir mi respiración al moverme, o reconocer cómo es estar con miedo o ansiedad y cómo se lleva eso en el cuerpo o cómo puedo identificar desde lo que le pasa al cuerpo cosas que en la emoción no son claras… aun estoy en proceso, no es fácil cuando estamos en una cultura en la que es mejor callarse ciertas cosas…

Mientras estaba en el entrenamiento profesional de Feldenkrais, mi vida tomó un rumbo absolutamente diferente al que tenia planeado… de repente y de la nada llegaron decisiones a mi vida que no tomé, es como si la vida me hubiera arrancado de mi lugar de confort y seguridad a un universo por descubrir y por sentir.

Ahora junto con mi pareja llevamos una sede de la Escuela Neijing de Medicina Tradicional China en una ciudad de Colombia, todo un reto, no solo profesional, también personal y sin lugar a dudas  universal.

Lo que hasta ahora había llevado como algo secundario en mi vida, de  repente, ¡plas! Se convierte en lo que te lleva y te alienta cada segundo del día.

¿Cómo llevar todo este universo aún sin descubrir y que seguirá sin descubrirse del todo a acoplarse con el Método Feldenkrais? ¿Cómo? Sí, también recuerdo que Alan nos decía que el método es inclusivo, se puede llevar a lo que sea, pero aquí, ¿cómo seria eso posible??

Creo que ante la necesidad de dedicación y perseverancia que requiere hacer una búsqueda propia y reveladora, por supuesto abandoné el proyecto… hay mucho por hacer, me dije.

Una vez más, sentí este año que la vida te lleva y que nada es casualidad, que no pasas por algo sin que eso tenga un sentido, que casi siempre se escapa de la lógica humana. Sí, ya sé que esto suena a frase de cajón, así lo viví y así lo vivo y lo cuento…

Precisamente en la sede central de la escuela en Tian, localizada en España, hay una mujer a la que admiro y amo profundamente, ella me trae a participar de un proyecto de investigación que se ha venido desarrollando ya hace tiempo y es como integrar los siguientes aspectos:

Tradición oriental con las vías de luz o canales de energía con el concepto de fascia y con las Corazas Caracterológicas de Wilhelm Reich.

¿Que quééééé? y esto como puede tener una conexión? Es imposible me dije… Algo por allá adentro me dijo que era la oportunidad para incluir el Método Feldenkrais a todo esto, no sabía por dónde, no tenía ni una sola idea, pero seguí el instinto…

Claro, en varias oportunidades durante el entrenamiento se trajo al recinto lo referente a fascias… la sensación que me quedaba siempre era que eso era algo aparte, que nosotros nos dedicábamos al hueso y ya, éramos esqueletales en todo, en el toque, en la intención, en la atención, en el desarrollo de una clase de ATM o de una Integración Funcional… una visión a mi modo de ver en estos momentos muy separatista, con todo respeto.

¿Acaso no toco algo antes del hueso? Acaso no hay por allí alrededor tejidos que finalmente se adhieren al hueso? ¿Cómo puedo pensar tan aisladamente? ¿Cómo es que Moshe siendo un físico y abordando la biomecánica corporal no iba a tener en cuenta una parte de la ecuación?

El maestro que lleva esta escuela, José Luis Padilla, habla de la fascia como Representante de lo Interno. Nuestra escuela se llama Neijing, que significa el Tratado de lo Interno. ¿No están acaso los huesos también en lo interno, no albergan también emociones? ¿Haciendo disminuir su rango articular o generando dolor? ¿Cómo podemos aun pensar en separar mi sentido interno con lo que se ve afuera si todo es unitario?

Pues encontré una forma de unirlos a través de ese nexo común que es la educación somática, donde hacemos parte no solo nosotros como Método Feldenkrais, sino multitud de disciplinas, que cada una a su manera tendrá el cómo y el para qué, pero esa raíz compartida de vivir el cuerpo desde adentro no desde afuera inevitablemente me acerca más.

Otra raíz común que estamos explorando es el origen. La embriogenesis, en la tercera semana el blastocito con un disco bilaminar empieza a convertirse en gástrula con un disco embrionario de tres capas, realmente todo inicia desde lo que se llama epiblasto, algunas células del epiblasto migran hacia la línea primitiva y se invaginan para desarrollar el endodermo, el ectodermo continua invaginándose para formar el mesodermo que se ubicará entre las células del epiblasto que no migraron hacia la línea primitiva y que dan origen al ectodermo y el recién formado endodermo.

Es el mesodermo embrionario el origen del esqueleto, la medula ósea, músculos lisos y estriados y tejido conectivo: fascia. Con un origen común que además viene del mismo epiblasto que da vía inicialmente al ectodermo que desarrolla posteriormente al sistema nervioso central y después a las otras dos capas: endodermo y mesodermo; pues holísticamente debe existir una visión completa de todo el sistema, huesos, músculos, fascia, sistema nervioso están imbricados para permitir el movimiento de la vida misma.

Al revisar desde la visión conjunta de la fascia con las vías de luz de la Medicina Tradicional China, es impactante constatar cómo, por ejemplo, la vía de luz de vejiga se equipara con la fascia superficial posterior, allí estaría en la parte esqueletal toda la columna como eje principal del movimiento.

Para la tradición, algunas de las alteraciones de columna se trabajan con esta vía de luz, que además pertenece al reino mutante del agua, el que desarrolla los huesos… el trabajo solo en la espalda a través de este canal de vejiga que tiene la información del todo disminuye los síntomas de este tipo de alteraciones en la columna vertebral.

Son elementos de continua revisión e investigación, siempre con una aproximación totalitaria, seguiremos en ello…

 

 

¿Te interesa tomar una clase de Feldenkrais® en tu ciudad? Consulta en esta página qué practicantes están cerca de ti.

Encuentra un practicante